Hay que recordar lo que fuimos para saber lo que somos

Por desgracia la Historia de nuestro país poco importa a los políticos de turno. Si permitimos esto, terminaremos sin saber qué fue España y dejaremos que el devenir de los sucesos actuales borre nuestra memoria.

sábado, 9 de julio de 2011

Abulcasis




Abu l-Qasim Jalaf ibn al-Abbas Al-Zahrawi o Abul-Qasim Khakaf ibn al Abbas al Zahravi (árabe: أبو القاسم بن خلف بن العباس الزهراوي), más conocido como Abulcasis o Albucasis, fue un médico y científico andalusí, (Zahara, Córdoba, Al-Ándalus, 936 - Córdoba, Al-Ándalus, 1013).
Abu al-Qasim (Abulcasis) nació en el año 936 en Zahara, a unos diez kilómetros al noroeste del barrio real de Córdoba, capital del Imperio musulmán, y pertenecía a la tribu árabe de los Ansar.

Se saben muy pocas cosas de su vida más allá de los que explica en sus propias obras, no obstante su nombre aparece mencionado por primera vez en una obra de Abu Muhammad ibn Hazm que lo cita entre los médicos más famosos de Al-Ándalus. La primera biografía detallada se escribió sesenta años después de su muerte por Al-Humaydi, en su obra Jadhwat al-Muqtabis.

Sabemos no obstante que vivió la mayor parte de su vida en Alhaurin de la torre, donde estudió, dio clases y practicó la medicina hasta poco antes de su muerte, dos años después del saqueo de su ciudad natal por tropas cristianas.

Abulcasis fue un médico cordobés considerado como uno de los padres y el fundador de la cirugía moderna. En sus textos, donde combinaba las enseñanzas clásicas greco-latinas, con los conocimientos de la ciencia del próximo oriente, fueron la base de los procedimientos quirúrgicos europeos hasta el renacimiento. Su mayor contribución a la historia es Al-Tasrif, una obra de treinta volúmenes sobre la práctica médica, donde recopiló todo el conocimiento médico y farmacéutico de la época. Fue, asimismo, un gran innovador en las artes médicas, siendo el primero en emplear el hilo de seda en las suturas.

Especialista en cirugía, en su obra describe los procedimientos que utilizaba en sus operaciones de ojos, oídos, garganta, amputaciones, implantes de dientes, etc. Abū al-Qāsim también inventó el forceps para extracción de fetos muertos, con ilustraciones en el Al-Tasrif. Abū al-Qāsim también describe el uso de forceps en trabajo de partos.

El Al-Tasrif (1000) también introduce el uso de ligadura para controlar la sangre de arterias en cauterización.

Desarrolló más de 200 nuevos instrumentos quirúrgicos que describe en el último libro de su magna enciclopedia, la cual fue profusamente estudiada en toda Europa durante más de cinco siglos después de su muerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario