Hay que recordar lo que fuimos para saber lo que somos

Por desgracia la Historia de nuestro país poco importa a los políticos de turno. Si permitimos esto, terminaremos sin saber qué fue España y dejaremos que el devenir de los sucesos actuales borre nuestra memoria.

viernes, 5 de agosto de 2011

Rafael María de Aguilar



Gobernador español de las islas Filipinas, fallecido en Manila el 8 de agosto de 1806, que ejerció el mandato entre 1793 y la fecha de su muerte. Su gobierno, el más prolongado del período colonial español, estuvo caracterizado por una política de reformas y mejoras en la administración.

Militar de carrera y caballero de la Orden de Alcántara, Rafael María de Aguilar asumió el cargo de gobernador de las Filipinas el 2 de septiembre de 1793, reemplazando en el mismo a Féliz Berenguer de Marquina. Este nuevo mandatario llegó a las islas con instrucciones precisas para proseguir las reformas iniciadas bajo el impulso de la Ilustración, en el sentido de explotar más sus recursos económicos, extender la presencia española, o mejorar la eficacia de la administración y el ejército. Así, entre otras medidas Aguilar mandó reforzar las construcciones defensivas de Cavite y creó los primeros dos regimientos de tropas nativas profesionales; también amplió las competencias de los gobernadores provinciales y alcaldes mayores, incluso en materia militar. Con el fin de aliviar las sobrecargadas funciones del gobierno central de Manila, un decreto de septiembre de 1794 facultó a los alcaldes mayores para nombrar a los maestros y evaluar las necesidades de crear nuevas escuelas dentro del territorio bajo su jurisdicción. Ese mismo año, mandó construir un nuevo astillero en Binondo para atender la expansión de la industria naval y la demanda de nuevos buques de guerra.

De carácter honesto y decidido, Rafael de Aguilar se propuso asimismo modernizar Manila con la pavimentación e iluminación de sus calles, la construcción de diversas obras públicas y la fundación de instituciones culturales o de carácter filantrópico, entre las que destacó el Ateneo Municipal (1804). Durante su mandato se introdujo además en el archipiélago la vacuna contra la viruela (septiembre de 1803) y se prorrogó las actividades de la Real Compañía de Filipinas por otros veinticinco años. A su muerte asumió la gobernación de forma interina Mariano fernández de Folgueras.

(mcbiografías.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada